Archive for the ‘Entrevistas’ Category

Entrevista con QUIM CASAS


2011
04.19

Hace unas pocas semanas se ponía a la venta la nueva obra de Quim Casas:  PELÍCULAS CLAVE DEL CINE DE SUPERHÉROES, un exhaustivo repaso a los mejores films de los héroes del cine y la televisión. De todo ello, del proceso de elaboración de las nuevas películas del género y mucho más quisimos hablar con su autor.

Bueno Quim, cuéntanos, ¿qué es lo que te lleva a escribir este libro?

Surge como un encargo de la editorial, pero es un tema que siempre me ha interesado y que muy bien podría haber propuesto yo.

¿Eres fan de los superhéroes? ¿Alguno que te atraiga especial atención?

Siempre me ha interesado Batman, el de los años setenta de los cómics de Neal Adams más que el original de Bob Kane, y luego el de Frank Miller y las películas de Tim Burton y Christopher Nolan. Me divierte la vena camp de sus inicios y me fascina la parte más oscura, atormentada, casi esquizofrénica de los últimos tiempos, muy realista por otro lado. También Los Vengadores, Spider-Man y X-Men, o personajes tan literarios como Hulk, el Jekyll y Hyde de los cómics Marvel. Y los trabajos de Alan Moore como Watchmen o la Elektra de Frank Miller. Pero también los superhéroes que no surgen de los cómics: el personaje de El Protegido, de Shyamalan, que sirve para una reflexión en torno al género, es muy sugestivo.

¿Ha sido difícil recopilar los films aquí expuestos? ¿Te has dejado muchos en el tintero?

Han quedado fuera algunos, pero creo que no esenciales: algunos seriales (decidí poner solo un par de Batman de los cuarenta) y algunas parodias… Lo demás, creo que está todo lo más representativo.

¿Cómo llevas a cabo el proceso de selección de los mismos?

Establecí una primera lista y fui escogiendo poco a poco; si había dos películas de características muy similares dejaba una fuera, sobre todo en el campo de la comedia y la parodia. Decidí poner muchas segundas, terceras o cuartas partes porque en el caso de Batman, por ejemplo, son muy distintos los dos films de Burton que los dos de Joel Schumacher, y los tres de Raimi sobre Spider-Man forman realmente una trilogia.

Viendo el libro y desde el pasado al presente, han cambiado mucho los films de superhéroes, ¿crees que la tecnología y los efectos especiales le han quitado encanto o han abierto posibilidades?

Se da la paradoja, si quieres, de que ahora que hay mucha mejor tecnología abundan las historias más dramáticas, intimistas y oscuras. En casi todos los films de los últimos años hay espectáculo y desolación casi a partes iguales. Antes, cuando la tecnología era más discreta, intentaban hacerse films más espectaculares. El primero que lo cambia todo es el Superman de Richard Donner, que es una especie de gran melodrama y comedia con efectos especiales nunca vistos hasta entonces, y en el que importa tanto la parte humana como la parte de acción.

Los films de superhéroes, tratándose de comics de Marvel por ejemplo, no han sido muy bien tratados a excepción de honrosas excepciones (X-Men-Iron Man…) ¿qué opinas?

Creo que la crítica en general cada vez se ha ido aproximando mejor al género. El público también: los films de superhéroes ya no interesan sólamente a los seguidores de los cómics de superhéroes.

En cuanto a la portada, ¿por qué Spiderman y sobre todo Iron Man en grande? ¿Reflejo del cine actual?

No decido yo las portadas… en todo caso, imagino que la de Iron Man es porque es una foto bastante potente, más espectacular que una de Batman….

Prólogo de Jordi Costa, conocedor de estas obras, ¿cómo se da la colaboración?

Sugerimos su nombre porque aparte de que me gusta mucho como escribe, es un inmenso conocedor del cómic, literatura y cine de superhéroes.

Has contado con series, cine de animación y films, ¿por qué mezclarlo todo?

Porque no me parecía justo que las series (en todo caso solo hay una, la de Superman de 1952-58) o los seriales no estuvieran contemplados en el libro, dado lo mucho que han aportado para la evolución del género (en los últimos años, la teleserie “Héroes” me parece tan o más referencial que muchas películas del género). En cuanto a las películas de animación, para mi son igual que las de personajes reales: la animación no es un género, sino una manera distinta de contar comedias, dramas, relatos fantásticos o de aventuras. Solo hay cinco de animación contando la de Pixar, Los Increíbles, y los cartoons de los hermanos Fleischer, que son geniales. De momento el cine de superhéroes no acepta tan bien como otros géneros los dibujos animados.

Como vemos en la edición, superhéroes engloba a todo aquel que lucha contra el mal, sin importar los poderes. ¿Es Batman menos que Superman, por ejemplo?

No, también hay superhéroes reconvertidos en personajes oscuros, no heroicos según la concepción canónica del término, tipo Spawn, que acaban representando el mal, son siniestros y amenazantes, o Blade, que es medio vampiro, o incluso La Cosa del Pantano, que tiene que ver con los folletines sobre seres con el rostro deforme. En cuanto a Batman, no es superhéroe estricto, no tiene superpoderes, es inferior en este sentido a Superman, que es el único que nació con poderes y no los ha adquirido tras sufrir radiaciones, mutaciones o la picadura de una araña radiactiva, pero Batman representa incluso mejor que otros todo lo que se encuentra en el temario superheróico a nivel de dramatismo y personalidad dual.

¿Hacia donde crees se dirige el nuevo cine de superhéroes (con estrenos inminentes de El Capitán América o la esperada Thor)

Creo que en la misma línea de los últimos años, con films más mainstream y propuestas más de “autor”: Thor está dirigida por un cineasta tan shakesperiano como Kenneth Branagh.

Parece que vuelve a ver mucho interés por este cine, y ya no solo de jóvenes, si no que gracias a Nolan y sus aclamados Batman se dirige a un público más adulto, ¿qué opinas de estos films?

Siguen la estela de muchos cómics de finales de los 80 como “La broma asesina”, “Arkam Asylum” o “Batman año uno”, que son la base de las películas de Tim Burton. Nolan no ha hecho más que seguir en esta línea, que es más adulta, pero también lo son los X-Men de Bryan Singer, el Hulk de Ang Lee o el Spider-Man de Sam Raimi.

Esperadas Spiderman 4 o Superman, cuanto más se alarga una saga ¿vamos a peor?

Puede que sí. Me cuesta imaginar un Spider-Man sin Raimi como director y Tobey Maguire como Peter Parker… El Superman puede ser más novedoso por la presencia de Nolan como productor, por ejemplo.

¿Podrías hacer un segundo libro con el material recopilado o desechado?

Creo que no, al menos de cien películas más no.

¿Qué planes tienes ahora?

A nivel de libros estoy coordinando uno totalmente distinto para el festival de San Sebastián en torno al director francés Jacques Demy. ¡Nada que ver!

¿Algo para terminar?

Solo esperar que el libro contribuya a dar a conocer algún autor o película olvidada u oculta (hay films de superhéroes chilenos, tailandeses, japonenes e hindués, por ejemplo, y espacio para novelistas como Michael Chabon, cuya novela “Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay” me parece fundamental) y dignifique también un género que para muchos es demasiado comercial y poco “artístico”.

Miguel Rivera

Libros: Entrevista BRUNO CARDEÑOSA


2011
03.22

Bruno Cardeñosa y W de Wikileaks

El escritor Bruno Cardeñosa ha querido indagar y sacar a la luz numerosa e interesante documentación en torno al fenómeno Wikileaks y la figura de Julian Assange. Reveladores informes que se compilan en una obra sumamente interesante en torno a las mentiras del poder que ha querido recoger en “W DE WIKILEAKS” (Cúpula) del que quisimos hablar largo y tendido con el propio autor.

Para entrar en materia, nos gustaría saber cómo se te ocurre un libro como Wikileaks. ¿Creías necesario hacer más patente las revelaciones de Assange?

La idea surge horas después de la aparición a finales de octubre pasado de los documentos sobre la guerra de Irak. En cuestión de horas estaba ya trabajando en el libro… No es que fuera necesario hacer patentes las revelaciones, pero los documentos, por su magnitud, tanto en calidad como en cantidad, deben ser una herramienta en manos de escritores, periodistas, historiadores, etc. Lo que se ha dado a conocer está ahí, pero nadie lo ha estudiado todo. Ni nadie lo podrá hacer. Y, sobre muchos de los asuntos que están en todos esos escritos, yo disponía de informaciones, datos y documentación que me servían para dar a conocer cosas que creo que eran muy importantes.

¿Crees que en todos los países hay mentiras dentro del poder?

Sin lugar a dudas. Hay países y gobernantes con más o menos vocación de transparencia, pero ninguno de ellos ha anulado la mentira y la manipulación, por mucho que en ocasiones esas mentiras puedan ser piadosas. Lo mismo que tampoco son los más mentirosos lo que calificamos como mentirosos. Los gobiernos mienten hasta para señalar a aquellos gobiernos que mienten.

La sociedad, ¿estamos a merced y a su vez indefensos ante el abuso de poder y las mentiras?

Depende de épocas, países, circunstancias… Pero la sociedad tiene herramientas para acotar esa indefensión. El fenómeno de Wikileaks ha demostrado que el pueblo tiene más poder del que creemos. Pero hay dos problemas: que fortalezcan desde el poder nuestra sensación de indefensión y que la pasividad acabe por gobernarnos.

¿Qué supone un personaje como Assange a estas alturas? ¿Es una especie de héroe y víctima a su vez?

Es un personaje cuanto menos singular que ha pasado a convertirse, posiblemente, en el personaje más influyente del planeta. Eso no deja indiferente a nadie. No es un héroe, pero sí un tipo valiente con una idea muy concreta del papel que le ha tocado vivir. Y también es víctima. Víctima de una persecución judicial, de las envidias, de hombres poderosos a quien incomoda su papel… Y víctima de haber estado en el lugar equivocado con la persona equivocada. Me refiero a su encuentro con la mujer que le denunció en Estocolmo en agosto de 2010. Ella puso en bandeja a sus enemigos una herramienta perfecta para estrangularlo.

Siempre te has interesado en obras que descubrieran temas complicados, 11-M, 11-S y ahora esto, ¿es algo que te pide el cuerpo y mente, ahondar en temas tan masivos pero a su vez peliagudos?

Es una constante en mi vida profesional. Soy rebelde e inconformista por naturaleza. Esa actitud personal ante el mundo tiene reflejo en todos mis trabajos, aunque cada vez es más difícil y complicado porque a medida que pasa el tiempo la sociedad se vuelve más conformista  y ejerce un papel censor que puede llegar a resultar asfixiante. No importa: moriré ahogado si es necesario. Quienes trabajamos en medios de comunicación tenemos la obligación de implicarnos. El mismo Assange lo ha dicho muy claramente: el periodismo se está convirtiendo en una selección de informaciones patrocinadas. Eso es terrible.

La portada representa el héroe del comic de Alan Moore, supongo que llegaste a ver V de Vendetta, ¿qué te pareció? ¿Necesitamos algo parecido o es demasiado violento para nuestro mundo?

Si hacemos una lectura aparente del cómic, por supuesto que es un personaje violento. Pero es una metáfora. Por eso V lleva máscara. Es un personaje romántico, culto, que hace pensar, que invita a rebelarse, a indignarse si es necesario. Y que denuncia cómo desde el poder se nos obliga a ser lineales y no salirnos de las normas. Eso es lo que necesitamos: ser críticos con la realidad que nos toca vivir e intentar cambiarla. No tenemos que adaptarnos a los tiempos que nos toque vivir. Eso es conformismo. 

Ahora, asociaciones como Anonymous utilizan dicho símbolo para manifestarse,¿ es una forma de decir que no al abuso de poder y las mentiras?

Antes de que Anonymous encabezara las protestas en contra de la persecución de Assange, yo ya estaba escribiendo el libro y tenía el título más o menos decidido. Esa máscara ya estaba en mi mente cuando se convirtió en el símbolo de apoyo a Wikileaks. Esto quiere decir que, seguramente, el concepto de V estaba en la mente de muchos con esta historia. Seguramente era así precisamente porque la respuesta a tu pregunta es afirmativa.

¿Vamos a peor en cuanto a ocultación de la verdad por parte de los políticos?

Tengo la esperanza de que el fenómeno de Wikileaks pueda cambiar las cosas. De repente, en cuestión de pocos meses, sentirse vigilados y controlados ha dejado de ser cosa de los ciudadanos respecto al poder. Y es ahora el poder el que siente que existe un Gran Hermano que lo vigila. En lo que va de siglo XXI, especialmente desde el 11-S, con todas sus consecuencias, esa ocultación ha ido a más. Pero soy optimista y creo que las cosas están empezando a cambiar. 

Cada vez parece que hay más corrupción política, es algo que hay que denunciar a toda costa, ¿crees que hay solución para ello o el poder inevitablemente corrompe?

Claro que hay solución, pero lo que tiene que cambiar no es la clase política o empresarial, sino la sociedad y sus valores. No se potencian valores de solidaridad y justicia. Desde niños se nos enseña que esto es una jungla en la que hay que luchar contra otros para poder conseguir algo, y se fomenta la competitividad desde la escuela. Mientras no cambie eso, no cambiará nada.

¿En qué te has basado para llevar a cabo este libro?

Hay tres o cuatro líneas marcadas. Por un lado, dar a conocer la historia de Assange y Wikileaks, y por otro profundizar en asuntos sobre los que los informes de Wikileaks nos dan información: las guerras de Afganistán e Irak, el papel de la diplomacia, y las filtraciones menos conocidas efectuadas por Wikileaks, que son tanto o más importantes que las que se han producido en los últimos meses.

¿Qué crees que sucederá finalmente con Julian Assange?

Aunque pueda suponer una gran incomodidad, no creo que el proceso por abusos abierto en Suecia vaya a ninguna parte. No creo que llegue a condenársele por ello. El problema es hasta qué punto se aprovechará el hipotético retorno al país nórdico para iniciar un proceso en Estados Unidos, pero lo fundamental es que los grandes medios de comunicación no desfallezcan. Y que sigan defendiendo como hicieron en diciembre y enero pasado la figura de Assange.

Si callan a Assange, ¿vendrán otros?

No lo tengo tan claro. Un Assange que venga tras silenciar a Assange tendrá miedo de acabar como él. Vendrán otros como él si no prosperan las acusaciones.  

¿Has descubierto verdades o muchas cosas mientras escribías el libro?

Me ha servido para completar asuntos sobre los que venía trabajando. Por ejemplo, he descubierto que siguen llevándose a cabo las operaciones de control mental, interrogatorios y eliminación de enemigos que se empezaron a diseñar hace muchas décadas bajo el nombre Mk Ultra. O para averiguar que en las guerras actuales siguen existiendo escuadrones de la muerte como existieron en décadas pasadas en América Latina para eliminar a quienes resultaban incómodos. Y que incluso estos escuadrones han sido creados ahora por los mismos personajes que crearon aquellos. O para documentar hasta qué punto los diplomáticos son unos servidores de intereses privados, más incluso que los propios gobiernos que los nombran. 

Wikileaks, ¿es un fenómeno mediático, un culebrón o algo que se debe conocer?

Es un fenómeno mediático a todos los niveles, pero que afecta a la sociedad al completo. Debe conocerse y defenderse. Y no dejarse llevar por las críticas.

Antes de que surgiera todo esto, ¿tenías ya en mente alguna nueva historia que dejaras parada por toda esta explosión de información?

Siempre estoy trabajando. Siempre con libros y temas. Lo hago permanentemente. Estoy de guardia 24 horas al día. Hay muchos libros en mente y trabajando sobre ellos, aunque luego no todos cobran cuerpo.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención o impactado de las revelaciones de Wikileaks?

El enorme impacto mediático y cómo ha servido para que se recupere la confianza en los medios de comunicación y en el trabajo de los periodistas. Es una oportunidad maravillosa para todos nosotros. Aunque eso sí, me sorprende que en los medios de comunicación casi nos interesemos más por el exterior que por el interior. Me daría pena que perdiéramos la referencia de que estos documentos son herramientas de trabajo extraordinarias. Si nos ocupamos más por el “culebrón”, conseguiremos lo que se busca por parte de quienes quieren acallar a Wikileaks: que las revelaciones contenidas en los documentos pasen a un segundo plano.

¿Es una venganza contra el poder o sencillamente es contar la verdad?

Hay algo de venganza sana. Un basta ya. La necesidad de decir “aquí mandamos nosotros” y “ahora vais a saber la verdad sobre muchas cosas”. Pero no es una venganza basada en el rencor ni en el odio, sino, precisamente, en el aprecio hacia la transparencia. 

Muchas gracias por tu tiempo, ¿algo que quieras añadir?

Como dice V, “la puerta está abierta”. Y que nadie tenga miedo a la verdad, aunque por el camino perdamos muchas cosas. Merece la pena luchar, aunque a veces tengamos vértigo. Y sobre todo, gracias a ti, porque tu tiempo vale tanto o más que el mío.

Miguel Rivera

Libros: Entrevista con XAVIER PÉREZ


2010
12.22

PELÍCULAS CLAVE DEL CINE DE ESPÍAS

Entrevista con Xavier Pérez

Hola Xavier, quisiera comenzaras hablando de la idea del libro, ¿cómo surge y por qué decides hacer algo sobre espías?

El libro se inscribe en la colección “Películas Clave” de la Editorial Robin Book. Cuando el coordinador de la colección, Jordi Batlle, me propuso escribir alguno de los libros, sugerí el del cine de espías, porque me parece que se trata de un género menos visible que otros,  menos historiado que los grandes géneros del clasicismo como el western, el cine negro o el cine fantástico. Digamos que me apetecía no sólo reproducir una información ya consensuada, sino investigar hasta crear una especie de canon cronológico que no había encontrado en libros previos.

No sé si conoces la obra anterior de la editorial, Películas clave del cine de animación? ¿Será una especie de colección sobre cine ..?

En efecto, se trata de una colección que ya ha hecho aparecer, hasta el momento, libros sobre western, cine bélico, cine de animación, cine histórico, cine erótico, ciencia ficción y algunos otros… Lo interesante de la colección es que, aun tratándose de proponer un enfoque divulgativo, cada libro cuenta con una firma personal detrás, por lo que el género se filtra a través de los ojos de un especialista que imprime un cierto gusto autoral a su elección.

En cuanto al prólogo de Marcos Ordóñez, ¿por qué él?

Tanto Jordi Batlle, el coordinador de la colección, como yo mismo, somos grandes admiradores de  Marcos Ordóñez, un escritor  muy polifacético, tan capaz de escribir semanalmente sobre teatro en El País, como hablar de cine, televisión, música o literatura. Marcos Ordóñez, que es un gran amigo, comparte conmigo el gusto por el cine de espías. Generacionalmente, estamos conectados por nuestra primera educación televisiva, con las grandes series de espionaje de los años sesenta. En su libro Una vuelta por el Rialto, Marcos Ordóñez  evoca, como el centro de su indagación autobiográfica,  la figura de Emma Peel, la heroína de nuestra serie de espías favorita, Los vengadores. Motivos suficientes para pedirle que escribiera el prólogo.

¿Ha sido difícil la elección de películas del libro?

Ha sido más divertido que difícil. Aun así, siempre existe la frustración de no poder poner algunas más, pues el género da para mucho.

Comienzas con Spione y terminas con Garbo el Espía; ¿hay mucha diferencia entre el cine de espías de antaño, años veinte y el de ahora? (obviando el tema del blanco y negro)

Ha cambiado el contexto histórico y figurativo, pero los grandes temas –las organizaciones en la sombra, la indefensión ciudadana ante las grandes estructuras de poder, la lucha entre el amor y el deber, la conversión del espía en marioneta, las conspiraciones políticas-  recorren el género en su totalidad. En cualquier caso hay un antes y un después de la moda James Bond, a inicios de los sesenta, pues 007 creó un modelo de películas de acción espectacular y desenfado lúdico que no existía en el género hasta ese momento.

 Los que rondan la treintena se habrán metido de lleno en este mundo gracias a Sean Connery y su genial James Bond, junto a toda la saga. Los más jóvenes ahora con Bourne, o el nuevo Bond de Daniel Creig, ¿qué te parecen estas dos nuevas sagas? ¿Algún Bond favorito?

La serie Bourne ha sabido recoger toda la tradición del moderno cine de acción y espionaje -007, Misión: imposible- , ha creado un perfil trágico inexistente en la era hedonista de los agentes secretos (los años sesenta) y, gracias especialmente al director de las dos continuaciones, Paul Greengrass, ha sabido revolucionar las secuencias de acción, con un dinamismo en el plano, una inmediatez en la cámara, y un uso documentalista y cercano de los espacios exteriores  que demuestra que se puede conseguir un cine muy emocionante sin el enmascaramiento digital de otros títulos. El Bond de Daniel Craig nace un poco influenciado por este nuevo modelo, así como por la necesidad de imponer un perfil trágico inexistente en las anteriores visiones de 007. A mi me gusta mucho el modelo Craig, pero en cualquier caso, si debo hablar de un Bond favorito, me quedo con Sean Connery y, muy especialmente, con Agente 007 contra el dr. No, la película que lo dio a conocer.

Los efectos a día de hoy son parte esencial de este género, como bien demuestran las misiones imposibles de Tom Cruise, pero, ¿son elemento prioritario o sinónimo de buen film?

Ni son un elemento prioritario ni son sinónimo de buen film. Se agradece la perfecta visibilidad de las secuencias de acción en la serie de Misión: imposible (especialmente en la dirigida por Brian de Palma), pero si estas películas son excelentes se deben al gran trabajo dramático  y figurativo que hay detrás.

En cuanto a los directores de espías, ¿con cuales te quedas?

Con Hitchcock en primer lugar, que dio media docena de obras maestras al género, y cuya influencia es inconmensurable. También con Fritz Lang, tan cercano a Hitchcock en muchos aspectos, que realizó el film fundacional, Spione, a finales del periodo mudo, y que luego dirigió una serie de películas sobre la resistencia, en el marco de la segunda guerra mundial, todas ellas excelentes.

John Le Carré o John Grisham en parte han influenciado a la hora de hacer nuevos films, ¿la novela actual ayuda a llevar a cabo nuevas historias en el celuloide?

Eso siempre ha sucedido. En los tiempos clásicos, la narrativa de John Buchan, Somerset Maugham, Eric Ambler o Graham Greene, propocionó los mejores materiales para muchos de los títulos clave del género. En general, la ficción cinematográfica nace de universos literarios previos, sin que ello reste valor a las reinvenciones visuales que los directores llegan a hacer con dicho material.

A la hora de ponerse a escribir un libro de este tipo, ¿cómo surgen las películas, directores y anécdotas o historias que encontramos en él?

Primero hay que hacer listas y listas, utilizar la memoria personal, los libros anteriores, las enciclopedias, y las conversaciones con amigos cinéfilos. Luego, una vez elaborada la lista, hay que ver o volver a ver las películas seleccionadas, e investigar un poco sobre ellas –su rodaje, su recepción- para incluir aquellas anécdotas que puedan resultar relevantes.

Como profesor de Narrativa Audiovisual en la Pompeu Fabra, ¿ves posibles talentos juveniles para el futuro?

Sí: el talento y la creatividad son consubstanciales al ser humano en todo tiempo y país. Puede que se haya perdido por el camino algo de cultura cinematográfica (cada vez es más difícil que un joven estudiante haya visto todo el cine del pasado) pero la creatividad, la voluntad de aprender, y las ganas de expresarse siguen siendo muy altas.

Hablamos de películas, pero en la actualidad vemos todo tipo de filtraciones o topos que sacan a la luz secretos políticos y económicos, de algún modo, ¿vivimos rodeados de espías en ciertos ámbitos de la vida diaria?

La construcción de la sociedad contemporánea es paralela a la creación de los grandes medios de control y vigilancia que el género refleja. Una sociedad interconectada también es una sociedad hiper-controlada. Las revoluciones tecnológicas han permitido un perfeccionamiento en los sistemas de espionaje y guerra secreta, tal como el cine ha ido documentando en numerosas ocasiones. El cine, de una manera o otra, siempre es espejo de su época.

¿Qué esperas del género en el cine actual y del futuro?

Que siga siendo testimonio de las grandes tensiones motivadas por la guerra secreta, las intrigas corporativas y la lucha de los individuos contra los grandes poderes en la sombra; que no renuncie a divertir; y que, sobre todo, se plantee desde la concepción indispensable de  una puesta en escena rica en creatividad e invenciones formales.

¿Crees que el 3D será parte esencial o al menos añadido dentro del cine de espías?

Me imagino que el 3D se integrará al cine de espías en la medida que lo vaya haciendo en los géneros de acción. Aunque hay mucho cine de espionaje que no necesita pasar por la espectacularidad envolvente que persigue el 3D.

¿Te quedarías con alguna película en especial?

Con la muerte en los talones de Hitchcock. Es el compendio de todo lo que se había hecho hasta la fecha, y un film-bisagra para todo lo que tenía que venir.

¿Algo con lo que te gustaría terminar?

Nada, salvo agradeceros el interés por el libro.

 Miguel Rivera