Teatro: Crónica MI PRIMERA VEZ

2011
03.29

MI PRIMERA VEZ

El Reló Producciones

Teatro Alfil, Madrid

Cuando una obra tiene éxito lo suyo es prorrogarla en el tiempo, y por ello MI PRIMERA VEZ vuelve ahora al teatro Alfil de Madrid con nuevas caras y la sensación de ser una de las más interesantes comedias en cartel del siempre bullicioso y completo cartel teatral de la capital.

Víctor Ullate, Joaquín Abad, Mar Abascal e Inma Cuevas se comen literalmente al público con unas interpretaciones tan directas, explícitas y divertidas que no hacen más que entrar rápido y acabar vibrando, nunca mejor dicho ante unas situaciones con las que todos nos sentimos cercanos, donde la realidad se cuenta sin tapujos porque LA PRIMERA VEZ cuenta eso mismo, el momento en que perdimos la virginidad cada uno de nosotros.

Comedia de hora y media que surgió a raíz de la web americana www.mifirstime.com donde la gente contaba sus batallas y peripecias de aquel momento, para unos sufrida para otros sencillamente mágica. Pero esa diversidad y la manera de afrontarlo de cada uno enriquece una puesta en escena tan sencilla como cuatro taburetes y cuatro pantallas que dan mucho juego para representar escenas, mostrar diapositivas y suceder una serie de gags en torno a una selección de entre las más de 40000 historias que la página acabó ofreciendo.

El arte de sus protagonistas, el buen manejo de la sencilla escenografía y cero tapujos, con desnudos y escenas que no dan lugar a adivinanzas dejando ver lo que hay, nos sumergen en cosas cotidianas, historias que a muchos que ocupamos las butacas pueden habernos sucedido. La casa de los padres como cuartel base para la mayoría, pero trenes, aviones, ascensores, parques y otro buen tanto de escenarios sirven para representar con muchísima gracia y comicidad el momento, rompiendo el nerviosismo del acto de muchas de las personas que han dejado testimonio.

Relaciones de todo tipo, homosexuales, lesbianas, heterosexuales todos tienen su sitio en MI PRIMERA VEZ, una de esas obras con las que ríes, te sientes identificado en algún momento determinado y con la que como bien dicen al final, acabas con esas ganillas de hacerlo…

Miguel Rivera

Tu respuesta